Blog

Día Internacional de la Familia

DÍA INTERNACIONAL DE LA FAMILIA” 15 DE MAYO DE 2020

Hay quien dice que la familia es la que te toca, que no la eliges. No estoy de acuerdo, pero como bien decía Michael Ende, “esa es otra historia y debe ser contada en otra ocasión”.

En lo que sí estoy de acuerdo es que este año, en que el Día Internacional de la Familia  nos encuentra todavía en fase de desescalada del estado de alarma, sin que muchos de nosotros hayamos podido ver  en meses a nuestra familia de origen, tiene un significado especial.

Coinciden la mayoría de definiciones de la palabra familia en que es la organización social primaria y más importante para las personas; un grupo de personas unidas por un vínculo consanguíneo  o un vínculo reconocido socialmente como la adopción o matrimonio. Claro que esta definición se ha ido ampliando para dar cabida a parejas que no quieren o no pueden tener hijos, familias monoparentales, familias que viven juntas pero no llevan a cabo ningún trámite civil, parejas del mismo sexo, familias compuesta por una abuela, madre y nieta…que antes no aparecían.

Mi sobrino Hugo nos regaló un dibujo para nuestra boda, en el que aparecíamos mi marido y yo con nuestro perro y nuestra gata. Mi sobrina Iara, de cuatro años se sorprendió mucho cuando le dije que yo no era la mamá de nuestra gata. Para ella, también éramos una familia contenta. Y no iban tan desencaminados, ambos habían percibido  el respeto, cuidado y amor que nos profesamos.

La familia es el primer y más importante agente socializador del niño (entiéndase a partir de ahora, también niña). Existe en todo individuo una necesidad primaria de vincularse afectivamente, así que su desarrollo social en los primeros años de vida depende de la interacción que lleve a cabo con las personas con las que lo haga, que habitualmente son sus padres, abuelos, tías… Éstos, como figuras de apego, satisfacen sus necesidades básicas, le dan cuidado, estímulos necesarios y controlan su conducta.

Según Félix López, catedrático de Psicología de la Sexualidad, para que se establezca ese vínculo afectivo el niño debe sentirse protegido y apoyado; merecedor del cariño y amor de sus padres, así  como con capacidad de amar. Los adultos  le enseñan a comunicarse y a establecer formas de contacto íntimo. Tan importante es la familia  que va a influenciar en su desarrollo durante toda su vida.

Cuando a mis charlas de Educación Sexual asisten padres o madres con miedo a enfrentarse a sus propios temores, perdidos por no saber cómo actuar ante numerosas situaciones, con vergüenza por no sentirse perfectos, e incluso cohibidos por tener que hablar de ello delante de otras familias, lo primero que hago es felicitarles; que estén allí, preocupados por el bienestar de sus hijos, hijas o nietos, anteponiendo ésto a todo lo demás, significa que están llevando a cabo una labor encomiable como familia.

En la actualidad, ponemos al servicio de las familias más información que nunca, a través de artículos, charlas o cursos. Cuando yo era una niña, mi familia no tenía apenas información ni maestros que les guiaran, pero sí buscaban tiempo para mis hermanos y yo, nos protegían y querían,  nos enseñaban el mundo con ojos curiosos y agradecidos.        

 Así que hoy pienso no sólo en la familia que he creado junto a mi marido, si no en mi familia de origen, a la que tantas ganas tengo de volver a ver y abrazar. Porque lo más importante es querer  formar una familia sólida en la que impere el respeto, amor y comunicación; lo demás viene después.  Y tú, ¿en quién piensas hoy?